Alimentos saludables

¿Qué son realmente y para qué sirven los probióticos y los prebióticos?

Introducción

Bienvenidos, ¡saludables!, a un nuevo artículo de Míster Saludable. Una nueva moda que nos acompaña ya desde hace unos años es la de los probióticos y los prebióticos. Podemos encontrar muchos alimentos que se publicitan o que quieren llamar nuestra atención por el hecho de ser ricos en una de estas dos sustancias. Sin embargo, la mayor parte de la gente no sabe lo que son en realidad y simplemente los compra porque parece que son beneficiosos para la salud. Así que no te preocupes, para saber lo que realmente comes está Míster Saludable aquí y vamos a dar luz sobre estos alimentos.

Los probióticos

Quizás ya sabías o habías escuchado antes que en nuestro organismo y, más concretamente, en nuestro aparato digestivo (intestinos) existen una serie de bacterias que son beneficiosas para nosotros, es decir, que trabajan para nosotros en la digestión y la asimilación de los alimentos. Pues bien, esas bacterias que son tan beneficiosas para nosotros son precisamente lo que llaman “probióticos”. Esa palabreja viene del griego y significa algo así como “lo que está a favor de la vida”, en este caso, de nuestra vida.

En fin, como acabamos de decir, son bacterias que viven en nuestro organismo pero, a diferencia de la mayor parte de la bacterias externas que son dañinas, estos organismos tan simpáticos nos ayudan contra elementos dañinos, frente a otras bacterias perjudiciales, son antiinflamatorios y nos ayudan a hacer la digestión y a asimilar mejor ciertos alimentos.

¿Dónde se encuentran?

Ya hemos dicho que están de forma natural en nuestro cuerpo, es decir, teniendo una dieta saludable no haría falta pensar más en ellos porque tendremos los necesarios. Ahora bien, también se pueden encontrar en ciertos alimentos o en complementos dietéticos. Los que encontramos de forma natural se hallan principalmente en productos lácteos. Hay dos principalmente: los lactobacilos, usados para fermentar la leche, esto es, para hacer yogur; y las bifidobacterias (sí, eso que se hartan de publicitar en televisión los anunciantes de ciertos yogures) que se añaden a diferentes tipos de productos lácteos.

Por lo tanto, los podremos encontrar en el yogur y el kéfir (que, si se hace con leche, no deja de ser una especie de yogur), pero también en otros alimentos como: el chocolate negro puro, la sopa de miso (plato típico japonés), pepinillos encurtidos, algunas algas (espirulina y chorella) o el tempeh (es un derivado de la soja).

Delicioso y saludable yogur con frambuesas, una mezcla perfecta de prebiótico y probiótico

Los prebióticos

Si los probióticos hemos dicho que son unas bacterias que ayudan a nuestro organismo, los prebióticos no son más que la sustancia con la que se alimentan esas bacterias, sería algo así como su comida. La idea es que si tenemos bien alimentadas nuestras bacterias, es decir, nuestros probióticos pues estos trabajarán y nos podrán ayudar mejor. Así pues, los prebióticos son en realidad hidratos de carbono que nuestro organismo no puede digerir y que acaban engullendo nuestros probióticos (bacterias).

Los prebióticos ayudan a nuestras bacterias de dos formas: las activan y hacen que trabajen mejor o hacen que crezcan. Cuando los prebióticos llegan a nuestro intestino, como no podemos absorberlos, se fermentan y finalmente nuestras bacterias se alimentan de ellos.

Además de ser el alimento de los probióticos, los prebióticos tienen otros beneficios, pues ayudan a los movimientos intestinales, previenen infecciones, eliminan bacterias dañinas y ayudan a aliviar las digestiones pesadas.

¿Dónde se encuentran?

Los principales prebióticos son la inulina y los fructooligosacáridos. Los podemos encontrar en muchos productos vegetales: cereales (trigo y centeno, por ejemplo), legumbres (lentejas, garbanzos), espárragos, puerros, cebolla, remolacha, alcachofa y frutas como los plátanos.

Y también tenemos simbióticos…

Últimamente también ha salido una nueva palabreja: los simbióticos. Estos no son más que la suma de prebióticos y probióticos, es decir, son alimentos donde podemos encontrar los dos a la vez. Un ejemplo vuelve a ser el yogur.

Conclusión

Bueno, una vez que hemos conocido lo que son todos estos elementos alimenticios, ya podemos evitar que nos tomen el pelo en multitud de anuncios y etiquetas de productos. No obstante, es positivo tomarlos de forma natural y, como siempre, llevar una dieta lo más sana posible para llevar a cabo lo que nosotros conocemos como la vida saludable.

2 comentarios en “¿Qué son realmente y para qué sirven los probióticos y los prebióticos?

Responder a Míster Saludable Cancelar respuesta