Alimentos saludables

Leche: verdades y mentiras

Introducción

Hola, ¡¡Saludables!! En un interesantísimo nuevo artículo vamos a hablar hoy sobre la leche. En los últimos tiempos han surgido algunos mitos sobre ella y la gente ha perdido la noción de lo que es verdadero o falso: ¿es mala o buena? ¿es mejor la vegetal? ¿provoca alergias? Vamos a desvelarte todas esas interrogantes.

¿La leche es mala?

Es importante dejar una idea clara: la leche es buena, y desde un punto de vista nutricional es mucho mejor que cualquier leche vegetal. Por lo tanto, lo mejor siempre será tomar leche animal (normalmente de vaca) y optaremos por las leches vegetales cuando exista alguna alergia o intolerancia a la leche animal.

Otro mito a romper: no todos somos alérgicos a la leche. Es cierto que desde que somos recién nacidos hasta la edad adulta se va perdiendo tolerancia a la leche. Sin embargo, la mayoría de personas no alcanza tal punto de intolerancia para no poder beberla, y en ese caso es mucho mejor seguir tomando leche animal si nuestro cuerpo nos lo permite.

La leche ha sido fundamental para el desarrollo de la humanidad, ya que era un producto que, tras la domesticación de algunos herbívoros (vaca, cabra, oveja), permitía al hombre acceder con más o menos facilidad a un alimento muy nutritiva. ¿Por qué es tan nutritiva? Principalmente porque es fuente de proteínas de alto valor biológico, y además aporta una gran cantidad de un mineral fundamental para nuestros huesos, el calcio. También aporta vitaminas A, D y E.

¿Por qué tomar leche vegetal?

Ahora bien, hay personas que pueden ser intolerantes o alérgicos a la leche (las dos opciones son posibles, recuerda el artículo sobre alergias alimentarias de Mister Saludable aquí), estas personas sí deben prescindir de la leche animal y tomar leches vegetales. Lo que ocurre habitualmente es que la leche acidifica y además inflama el intestino debido a las proteínas y grasas que contiene naturalmente.

Por su parte, las leches vegetales aportan grasas poliinsaturadas y proteínas de alto valor biológico, aunque no tan alto como las de la leche animal.

Tipos de leches vegetales

En el mercado se pueden encontrar distintos tipos de leches vegetales. Vamos a ver los principales y sus características:

Leche de soja

Es la más conocida de todas. Nos aporta proteínas de buena calidad y además tiene otras ventajas: ayuda a la digestión, mejora los síntomas menopáusicos y la osteoporosis.

Leche de almendras

Aporta proteínas y grasas poliinsaturadas, que son buenas para el sistema cardiaco. Es rica en un aminoácido llamado arginina, el cual favorece el desarrollo cerebral infantil. También es aconsejable si tienes problemas de circulación o trastornos digestivos.

Leche de arroz

Es muy buena para mejorar el estado de ánimo y relajarse, porque tiene triptófano y vitaminas del grupo B. Puedes usarla para mejorar la gastritis o una gastroenteritis. Como curiosidad, se consigue fermentando el arroz integral.

Leche de avena

Es la más rica en fibra y también contiene ácido omega 6 (ácido linoleico) y vitamina E. Otros beneficios son que aumenta las defensas y frena el colesterol.

Inconvenientes de la leche vegetal

Si no puedes tomar leche animal o has decidido tomar solo leche vegetal, debes recordar que esta última es baja en calcio. Es muy importante tomar la cantidad recomendada de calcio al día; este es el mineral con mayor presencia en nuestro cuerpo y el cuarto formante del mismo en proporción. Pero hay más: el calcio no solo es el componente principal de nuestros huesos, también es fundamental en la contracción muscular (para movernos) y ayuda en la transmisión de los impulsos nerviosos.

Por todo lo anteriormente dicho, si no tomamos leche animal, tenemos que cerciorarnos de que tomamos el calcio necesario. Para ello, deberemos añadir en nuestra dieta otros alimentos ricos en este mineral, como los frutos secos, las sardinas, gambas, etc.

Leche sin lactosa

Hoy en día, los intolerantes a la leche tienen una nueva opción en el mercado. Se trata de la leche sin lactosa. Esta es una opción muy interesante para la gente que no puede digerirla porque, normalmente, lo que sucede es que los intolerantes no tienen o tienen pocas enzimas, llamadas lactasas, cuya función es la de descomponer la lactosa en azúcares más simples para que puedan ser asimilados. Al no descomponerse la lactosa y no poder ser absorbida, es cuando se produce el dolor abdominal, la hinchazón, los gases, vómitos, etc. Pues bien, para todas estas personas, existe la leche sin láctosa, con la que, eliminada la lactosa, no habrá problemas digestivos y, sin embargo, seguiremos contando con el calcio, proteínas y vitaminas propias de la leche animal normal.

Pero cuidado, si no tienes intolerancia, no es adecuado tomar leche sin láctosa, puesto que la lactosa también tiene su función: ayuda a la absorción de calcio y ayuda a desarrollar la flora intestinal.

Conclusión

Como hemos podido ver, la leche es un alimentos nutritivo del que ninguna persona que pueda debería prescindir. Sin duda, la leche nos aporta importantes nutrientes y, si lo deseamos, podemos complementarla con alguna leche vegetal. Con todo ello, estaremos siguiendo una dieta sana y equilibrada, sí, es lo que nosotros conocemos como la vida saludable.

Recuerda seguirnos en las redes sociales de Míster Saludable para estar al día de toda nuestra información:

Deja un comentario