Alimentación saludable

Alimentos light: ¿Qué son realmente? ¿adelgazan? ¿cuándo tomarlos?

Introducción

Hola, Saludables!! Bienvenidos a un nuevo e interesantísimo artículo de alimentación saludable. Nos toca hablar sobre un controvertido tema: los productos light.

Hoy en día, además de por motivos de salud, todo el mundo quiere estar delgado, presumir de cuerpo y lucir bien en las fotos; por ello, el mundo de las dietas se llena de adeptos y de personas que hacen cualquier cosa por adelgazar. En ese contexto, muchas empresas de alimentación y distribuidores de alimentos afilan los dientes y tratan de sacar la mayor tajada posible; para ello no dudan en poner a la venta algunos productos que pueden inducir y llevar a error a muchos consumidores. Entre otros, hablamos de los productos light, los cuales no son siempre lo que parecen.

¿Qué son los productos light?

Light en inglés significa “ligero” (además de “luz” :P) y eso es precisamente lo que son estos productos “más ligeros” que el mismo producto no light. Por lo tanto, en realidad, creo que un término más correcto para estos productos sería el comparativo de light, es decir, lighter, puesto que no es que el producto sea ligero o libre de calorías en sí mismo, es que, simplemente, tiene algunas menos calorías que otro producto del mismo género no light. La traducción al castellano quedaría algo así como: “más ligero”, “más suave” o “menos pesado” que su genérico.

Por lo dicho anteriormente, debemos desterrar de nuestra mente que el producto light no engorde, repetimos: simplemente tiene menos calorías que su genérico no light. Así pues, por ejemplo, si hablamos de quesos, mantequillas, mermeladas, bollería, etc. el producto, por muy light que sea, va a seguir contando con un montón de calorías, pese a tener algunas menos que si no fuera light. Por lo tanto, ¡mucho cuidado con comprar y comer productos light pensando que no engordan!

La siguiente cuestión es: ¿qué es legalmente un producto light? Según la ley española (suele ser parecido en el resto de países) un producto light es aquel que tiene un 30% menos de calorías que el alimento original o de referencia. Fíjate que es únicamente el 30% menos, no es que no tenga calorías y ni siquiera tiene la mitad menos de calorías; es sólo una ayuda para evitar tomar muchas calorías. De cualquier forma, debemos mirar siempre la etiqueta para juzgar mejor las calorías que realmente tiene el producto y si realmente nos interesa consumirlo o no. En la etiqueta también debe aparecer, aunque no es obligatorio, la reducción calórica con respecto al original por 100 gramos de producto, para que veamos la diferencia y así valorar mejor si nos interesa o no. Te recuerdo que en Míster Saludable puedes encontrar un artículo para aprender a leer las etiquetas de información nutricional: http://www.mistersaludable.com/aprende-a-leer-las-etiquetas-de-los-alimentos/ También cuentas con otro artículo de alimentos diferenciados (sí, los productos light son alimentos deferenciados): http://www.mistersaludable.com/alimentos-diferenciados-que-son-por-que-tormarlos/

¿Los productos light son sanos?

Los productos light no son más sanos que su original. Hay algunos artículos de alimentación como refrescos y bollería que, aunque sean light, son perjudiciales para la salud debido a su composición nutricional, normalmente porque tienen un montón de químicos, conservantes, colorantes, etc. para darle un sabor atractivo al producto. En definitiva, estos productos tienen menos calorías pero sus componentes no nos aportan ventajas nutricionales.

Productos light y grasas

A menudo la gente confunde producto light con producto “bajo en grasa”, lo cual es un error. Ya hemos dicho que producto light es el que tiene, al menos, un 30% menos de calorías, pero ello no implica que tenga menos grasas, podría tener, por ejemplo, menos azúcares. Aun así, si realmente tuviera menos grasas, lo cual puede ocurrir, debemos asegurarnos de que el producto no tenga tampoco muchos hidratos de carbono o azúcares, porque en ese caso seguiría teniendo también demasiadas calorías. De nuevo, como se puede suponer, se hace indispensable mirar la etiqueta y comprobar todos estos datos.

Light, “bajo en grasa” y “0%”

Esta diferenciación, que suele ser confusa entre la gente, es fundamental para saber qué estamos comprando, ¡mucho ojo!: primero, un producto light, ya ha quedado claro, es aquel que tiene un 30% menos de calorías; segundo, un producto “bajo en grasa” es cuando tiene tres gramos o menos de grasa por cada 100 gramos; por último, tercero, un producto es 0% cuando no llega al 0,5 % de grasa por cada 100 gramos de producto. Debemos tener muy en cuanta esas tres diferenciaciones para distinguir lo que vamos a comprar.

Conclusión

El producto light nos puede ayudar, puesto que tiene menos contenido calórico, pero debemos usarlos adecuadamente y siempre con cabeza. No olvidemos que lo fundamental es tomar siempre productos sanos y equilibrados; así que, por ejemplo, en vez de tomar refrescos light o zumos azucarados, la versión más acalórica, saludable y barata es beber agua. Además lo light, en ocasiones, resta propiedades nutricionales de los alimentos, así, por ejemplo, el yogur light o “0%” es bueno, pero su versión entera no aporta mucha mucha más grasa y, a cambio, es más saciante, con lo que nos quitará el hambre.

En definitiva, lo que deberíamos hacer es seguir siempre una alimentación en la cual se aporte al organismo los nutrientes que necesita y, además, que esos nutrientes sean sanos y equilibrados; en suma, es lo que nosotros conocemos como la vida saludable.

Recuerda seguirnos en las redes sociales de Míster Saludable para estar al día de toda nuestra información:

Deja un comentario